viernes, 6 de octubre de 2017

Las ocho campanadas del reloj.



Las ocho campanadas del reloj.


Los ocho trazos del reloj son una colección de historias de Maurice Leblanc con las aventuras de Arsène Lupin, todas las cuales tienen un hilo común.Para distraer y seducir a una joven, Hortense Daniel, Arsène Lupin, con la identidad del príncipe Serge Renín, se centrará en resolver ocho rompecabezas. Trabajando con, para o en contra de la policía, Lupin no puede volar en las noticias. El uso de la figura 8 es empujado a su clímax en la historia La Señora y el Hacha.


Capitulos: En la parte superior de la torre; La botella de agua; El caso de Jean Louis; La película Tell-tale; Thérèse y Germaine; La Señora Con El Hacha; Huellas en la nieve; En La Señal De Mercurio.


Uno de los acontecimientos más incomprensibles del período anterior a la guerra fue lo que se llamó la Dama del Hacha. La solución no era conocida, y nunca lo habría sido así, si las circunstancias no hubiesen obligado al príncipe Rénine, ¿deberíamos decir Arsène Lupin? - cuidarlo, y si no pudiéramos dar hoy, según sus confidencias, la narrativa auténtica ...


Las cinco mujeres habían sido completamente despojadas de sus joyas, bolsos y objetos de valor. El robo también podía atribuirse a los merodeadores y transeúntes, ya que los cadáveres yacen en lugares desiertos. ¿Se suponía que se trataba de la ejecución de una venganza, o de un plan para eliminar a las personas que tenían un vínculo entre sí, por ejemplo, que podrían beneficiarse de una herencia?




Hortense Daniel empujó la ventana entreabierta y susurró:

-¿Estás allí, Rossigny?

"Estoy aquí", respondió una voz de los arbustos en la parte delantera de la casa.

Se inclinó hacia delante y vio a un hombre bastante gordo que la miraba por el rostro grueso, con las mejillas y la barbilla desnudas.

-¿Y bien? -preguntó.

-Bueno, tuve una gran discusión con mi tío y mi tía anoche. Se niegan absolutamente a firmar el documento del cual mi abogado les envió el borrador, oa restaurar la dote despilfarrada por mi marido.

-Pero su tío es responsable por los términos del acuerdo matrimonial.

"No importa. Él se niega."

-Bueno, ¿qué piensas hacer?

-¿Todavía estás decidida a huir conmigo? -preguntó con una carcajada.

Más que nunca.

-Tus intenciones son estrictamente honorables, ¡recuerda!

-Como quieras. Sabes que estoy locamente enamorado de ti.

-¡Por desgracia, no estoy locamente enamorado de ti!

-Entonces, ¿qué te hizo elegirme?

"Oportunidad. Me aburría. Estaba cansado de mi existencia. Así que estoy listo para correr riesgos .... Aquí está mi equipaje: captura! "

Dejó caer por la ventana un par de grandes bolsas de cuero. Rossigny los cogió en sus brazos.

-El dado está lanzado -susurró. "Ve y espera conmigo con tu auto en el cruce. Vendré a caballo.

¡Cuelgúelo, no puedo huir con su caballo!

Se irá solo a casa.

"Capital! ... Oh, por cierto ..."

"¿Qué es?"

-¿Quién es ese príncipe Rénine, que ha estado aquí los últimos tres días y que nadie parece saber?

-No sé mucho de él. Mi tío lo conoció en la sesión de un amigo y le pidió que se quedara aquí.

-Parece haberle causado una gran impresión. Fuiste un largo viaje con él ayer. Es un hombre al que no me importa.

En dos horas habré dejado la casa en tu compañía. El escándalo lo refrescará .... Bueno, hemos hablado bastante. No tenemos tiempo que perder."

Durante unos minutos se quedó observando al hombre gordo que se doblaba bajo el peso de sus trampas mientras se alejaba en el refugio de una avenida vacía. Luego cerró la ventana.

Afuera, en el parque, los cuernos de los cazadores estaban sonando la revelación. Los perros irrumpieron en frenéticos latidos. Era la primera jornada de la cacería aquella mañana en el Château de la Marèze, donde todos los años, en la primera semana de septiembre, el conde d'Aigleroche, un poderoso cazador ante el Señor, y su condesa acostumbraban invitar a pocos amigos personales y los terratenientes vecinos.

Hortense terminó de vestirse, se puso un hábito de montar, que reveló las líneas de su figura flexible y un sombrero de fieltro de ala ancha, que rodeaba su bello rostro y pelo castaño, y se sentó a su escritorio, escribió a su tío, M. d'Aigleroche, una carta de despedida que se le entregaría aquella noche. Era una carta difícil de expresar; y, después de comenzar varias veces, terminó renunciando a la idea.

"Le escribiré más tarde", se dijo a sí misma, "cuando su ira se ha enfriado".

Y bajó al comedor.

Enormes troncos brillaban en el hogar de la alta sala. Las paredes estaban colgadas de trofeos de rifles y escopetas. Los invitados se reunían de todas partes, estrechando la mano con el conde de Aigleroche, uno de esos típicos escuderos de campo, fuerte y poderosamente construido, que vive sólo para cazar y disparar. Estaba de pie ante el fuego, con un vaso de brandy en la mano, bebiendo la salud de cada recién llegado.

Hortense lo besó distraídamente:

-¡Qué, tío! ¡Tú, por lo general, tan sobrio!

"Pooh!" Dijo él. "¡Un hombre seguramente se complacerá un poco una vez al año! ..."

-¡La tía te regaña!

"Tu tía tiene uno de sus dolores de cabeza enfermos y no está bajando. Además -añadió bruscamente-, no es asunto suyo ... y menos aún es tuyo, querida hija.

El Príncipe Rénine se acercó a Hortense. Era un hombre joven, muy elegantemente vestido, con un rostro estrecho y bastante pálido, cuyos ojos sostenían por turnos la expresión más suave y dura, la más amable y la más satírica. Se inclinó ante ella, le besó la mano y dijo:

-¿Puedo recordarle su amable promesa, querida señora?

"¿Mi promesa?"

-Sí, estuvimos de acuerdo en que debíamos repetir nuestra deliciosa excursión de ayer y tratar de pasar por encima de ese viejo lugar de embarque cuya apariencia nos hacía tan curiosos. Parece que se conoce como el Domaine de Halingre.

Ella respondió un poco cortante:

-Lo siento muchísimo, señor, pero estaría bastante lejos y me siento un poco maltratado. Voy a dar un galope en el parque y volveré a entrar.

Hubo una pausa. Entonces Serge Rénine dijo sonriendo, con los ojos fijos en los suyos y en una voz que sólo ella podía oír:

-Estoy seguro de que cumplirás tu promesa y de que me dejarás venir contigo. Sería mejor."

"¿Para quien? ¿Para ti, quieres decir?



Leer en linea Las ocho campanadas del reloj:

http://www.bibebook.com/files/ebook/libre/V2/leblanc_maurice_-_les_huit_coups_de_l_horloge.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario